Riviera Maya – día 1

26/05/07 Sábado -> Madrid – Cancún

 

 

Ya estamos con las maletas preparadas para que nos lleven al aeropuerto, esta vez no tenemos que madrugar tanto puesto que nuestro avión rumbo a Cancún sale a las 14 h .

Esta vez nos acercaba mi padre y sobre las 12 h llegamos a Barajas a la T4, facturamos las maletas (tardamos un poquito más porque había mucha gente) y como la anterior vez camino del tren que te lleva a la zona de embarque. Nos fuimos a nuestra puerta y a esperar.

 

El vuelo fue tranquilo aunque la verdad es que bastante largo y agotador ya que fueron 11 h. de vuelo. En el avión (como cuando contratamos el viaje tuvimos la opción de elegir asiento por 1 € más cada uno, nos pusimos en la zona central los primeros) conocimos a una pareja muy maja que se llaman Lola y Luís con los que compartimos fila, conversación y pasamos lo mejor posible el vuelo. Posteriormente también algunas de las excursiones.

Cuando desembarcamos estaba lloviendo, tengo que recordar que en estas fechas comienza la temporada de huracanes. Entre lo cansados que estábamos y la lluvia pues como que te desilusionas un poco, pero en fin nos fuimos ha arreglar todo el papeleo del pasaporte (¡que cierto es eso de que allí todo es con más calma!) y luego nos dirigimos a las cintas para recoger nuestro equipaje. Allí fue el primer sitio donde por ser españoles nos sentimos bastante discriminados. Desembarcamos antes que otros vuelos norteamericanos, les sacaron las maletas antes, a nuestro vuelo nos hicieron esperan como algo más de 1 h hasta que nos las sacaron y encima que nosotros dos no nos quejamos (lo cierto es que estábamos sentados en el suelo porque no tienen asientos) nuestras maletas salieron las penúltimas. ¡¡¡¡Sí, esto ahora es una queja!!!!

 

 

Tras todo este periplo conseguimos llegar a la salida donde se suponía que nos esperaba algún representante del hotel que nos correspondía. Costó bastante encontrarlo porque estábamos todos muy dispersos, los representantes como que tampoco se enteraban muy bien, pero entre unos y otros conseguimos encontrar el autobús que nos llevaría a la zona de Playa del Carmen. Esta es la zona donde esta nuestro hotel que es el Hotel Riu Playacar y ya de paso nos pusieron las famosas pulseritas de todo incluido .

 

 

 

 

 

En el bus nos hicieron rellenar unos papeles, nos informaron un poco, por fin tras lo que se nos hizo un viaje eterno llegamos al hotel donde nos estaban esperando con unos cócteles sin alcohol y nos dieron las llaves de nuestra habitación.

 

 

 

A nosotros nos toco la zona verde en la habitación nº 12. Yo le llamo la zona verde porque allí son como pequeños edificios de dos o tres plantas pintados cada uno de un color diferente. Había como 6 edificios colocados de 3 en 3 en paralelo y separados los 3 de cada línea por un pequeño camino con jardín. La verdad es que estaba muy bonito. En cuanto a la habitación era muy chula, era espaciosa, cama grandota (cada día con un animalito en toalla encima de la cama), luego al lado estaba el cuarto de baño-vestidor y también teníamos un curioso dispensador de bebidas .

 

 

 

 

 

 

Dispensador de bebidas

 

Una vez instalados, aseados e intentando hacer caso de las recomendaciones de la representante, nos bajamos a cenar al Restaurante El Porche que es buffet libre (es que en los restaurantes específicos teníamos que coger cita por la mañana y lógicamente no estábamos para ello). Además era donde habíamos quedado con Lola y Luís para cenar.

 

Cenamos todo lo que nos apeteció ya que empezamos a probar alguna que otra cosita rica de la gastronomía mejicana y nos bajamos a la zona de ocio a La Cumbia. Allí estaban haciendo una pequeña representación los chicos de animación del hotel.

La representante que nos recogió en el aeropuerto en el trayecto nos comentó que nos acostásemos lo más tarde posible porque sino al día siguiente nos levantaríamos muy pronto, básicamente a la hora de levantarnos en España. Es lo que se conoce como jetlag .

 

Aguantamos todo lo que pudimos, ya que llevábamos muchas horas despiertos (la diferencia horaria es de 7 h.). Fuimos a dar una vuelta para ir conociendo el hotel y sus instalaciones como las piscinas, la playa, los diferentes edificios, haciendo fotos, etc., pero al final a la 1 h hora local de Cancún nos rendimos y nos fuimos a dormir. El problema fue que por lo del jet lag a las 4 h. de la mañana estábamos como los búhos con los ojos abiertos y sin sueño.

 

A sí que tras dar muchas vueltas en la cama decidimos levantarnos e irnos a ver nuestro primer amanecer caribeño a la playa.
 

día 2 >

Leave a comment

Your comment



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies