Egipto – día 5

23/06/06 Viernes àAswan – El Cairo

 

Abu Simbel


Son las 2:45 h y nos hemos levantado, lo dejamos todo preparado para que puedan pasar ha recoger las maletas a las 12 h.
El taxi nos estaba esperando para acercarnos al hotel Ramses, cuando llegamos allí pagamos los 30 € que nos costaba la excursión más los 5 € que nos costó el taxi. Allí estuvimos esperando hasta que llegó el minibús que venía del hotel Hator (sólo comentar que la noche antes Nori y Borja fueron a este hotel y les dijeron que por ser del barco no los podían coger), después recogimos a otra persona en otro hotel y nos fuimos al punto de reunión de salida hacia Abu Simbel.

A las 4:30 h de la mañana salimos dirección Abu Simbel que está a unos 380 Km. de Aswan, se atraviesa todo el desierto, tenemos que salir juntos porque salimos escoltados.
Llegamos sobre las 8 h, el camino fueron cabezadas e intentos de dormir, cuando llegamos compramos las entradas que nos costaron 55 L.E. más 10 L.E. para los guías que hay allí, y nos llevaron a una sala donde había un guía que hablaba castellano y nos explicó el proceso de cómo subieron las piezas, como hicieron las cúpulas y lo dejaron todo exactamente igual.

Nos comentó que el nombre se debe al pueblo, pero son los templos de Ramses II y de Nefertari. Las cuatro figuras de la entrada son Ramses II en cuatro edades diferentes desde joven hasta ya bien adulto, la entrada la flanquean las estatuas de dos mujeres que eran las favoritas de Ramses su madre Tuya y Nefertari. Dentro es espectacular la grandeza que muestra, las columnas con relieves pintados bastante bien conservados al igual que las paredes con diferentes representaciones de Ramses haciendo ofrendas a los dioses, Ramses en la guerra y en las columnas tiene diversidad de dioses.
 

Abu Simbel

 

Abu Simbel


Tiene diferentes estancias donde había como escuelas para sus hijos y al en la sala del fondo del templo hay cuatro figuras que justo el día 22 de Febrero y 22 de Octubre entra el sol y alumbra las tres figuras de la derecha (que en su día estaban cubiertas de oro hasta que los ingleses lo arrancaron y las destrozaron). Comentar que con el cambio sólo perdieron un día de desfase en este efecto. En su origen ocurría el día 21.

Las cuatro figuras del fondo son Ptah dios de la niebla, Amón-Ra, Ramses II divinizado y Horus, como se puede imaginar los tres a los que les llegan los rayos solares son los tres últimos puesto que al dios de la niebla no le podía dar el sol, aunque también estaba recubierto de oro.
 

Abu Simbel

 

Abu Simbel


El templo de Nefertari tenía alternadas figuras de Nefertari y Ramses II (este templo se lo dedicó a su mujer favorita). Por dentro está ricamente decorado también con representaciones de Nefertari coronada por Isis y Hator, ofrendas de Ramses y Nefertari a los dioses, etc. Es también verdaderamente precioso y espectacular el poder estar allí y ver esos colosos, esos templos y ese amor tan bonito que profería Ramses a Nefertari.

Hicimos unas cuantas fotos por fuera cuando bajamos (por cierto el guía le dimos 3 € de propina y compramos unas fotos del interior, donde no se puede fotografiar nada) y por dentro nos recreamos viendo todo lo que nos habían explicado antes.
 

Abu Simbel

 

Abu Simbel


También fotografiamos el Lago Naser y cuando subíamos nos encontramos unos gatunos a los que dejamos agua porque tenían mucha sed y otra chica les dio pan para comer. Eran preciosos.

Nos fuimos al bus porque teníamos que estar en el bus a las 09:45 h porque a las 10 h salía al convoy, viaje hacia Aswan y vuelta al barco donde llegamos justo a las 13 h donde engullimos en 10 minutos y de ahí directos a la recepción a pagar el gasto producido, comprobar que nuestras maletas estaban fuera, subimos al bus y dirección al aeropuerto para volar Al Cairo, la duración del vuelo fue de una hora aproximadamente aunque fue un poco agitado.
 

Abu Simbel

 

Hotel


Cuando llegamos nos llevaron en bus al hotel, mientras el guía “Nico” nos comentaba las cosas que íbamos viendo. Una vez en el hotel cambiamos la habitación por una más alta en la segunda planta la habitación 290.

Cuando llegamos no teníamos las maletas y tuvo que ir Aurelio a buscarlas. Las deshicimos, nos duchamos y bajamos al restaurante Tex Mex del hotel donde nos pedimos unos nachos con pollo muy buenos, unas patatas rellenas y después una hamburguesa que era enorme con un sabor raro y por supuesto no la terminé y Aurelio pidió de segundo una especie de burritos raros que tampoco los terminó. Pero lo mejor de todo es que bebimos Mirinda. Hacía muchísimos años que yo no la veía.
Nos salio por unas 200 y pico L.E. (algo carillo), a continuación nos fuimos a dar una vuelta por las superpiscinas que tiene el hotel y luego nos subimos a la habitación a descansar que lo estábamos necesitando.
< día 4 – – día 6 >

Leave a comment

Your comment



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies