Egipto – día 2

20/06/06 Martes àEsna – Edfu

Nos intentamos despertar a las 6 h  pero hasta las 6:10 h no fue posible.
Bajamos sobre las 6:30 h a desayunar (la verdad es que no esta mal, pero tampoco es gran cosa). Subimos a la habitación, recogemos trastos y salimos fuera del barco a las 7 h

Ya nos estaba esperando el taxista, a si que nos ponemos en marcha dirección Luxor – Valle de los Reyes.

El taxi era realmente surrealista, daba casi miedo, pero había que probar este nuevo deporte de riesgo, no?. Sólo le funcionaba una lucecita roja que se encendía y apagaba a su antojo, y la aguja que indica el nivel de gasolina, que oscilaba entre medio depósito para arriba o para abajo según le daba.

Valle de los Reyes

Tras 1 hora y algo llegamos al Valle de los Reyes, por supuesto pagando la 55 libras egipcias cada uno por la entrada al valle, nos subimos al trenecillo para que nos suban hasta las tumbas (el trenecillo nos cuesta 1 L.E. cada uno).
Una vez en el mismo Valle nos dirigimos a la tumba de Thutmosis III que está en la zona más alta del Valle, la verdad es que es una caminata y muchas escaleras muy en pendiente para arriba y dentro de la tumba para abajo, pero merece la pena porque es un espectáculo verdaderamente impresionante
Thutmosis III
 Thutmosis III

Según entras las pinturas te trasladan a la época, pues su estado de conservación es bastante bueno. La única pega que cuesta mucho aguantar tanto calor, hasta el punto de que casi cuesta respirar, está demasiado viciado el ambiente. Estas pinturas si lo aprecias y lo recuerdas mientras visitas las otras tumbas son diferentes. Aquí al final había un sarcófago abierto un palmo y dentro como tallado estaba el Faraón con los brazos abiertos en ambos lados del sarcófago. Era impresionante.

Después nos vamos a la tumba de Ramses III, aquí se nos acopló una especie de guía que nos comentó un poco las pinturas, chapurreando en inglés nos cuenta lo que hacían a los Nubios, que por aquel entonces era un pueblo enemigo, los decapitaban (era como el comienzo de la guillotina francesa) y dibujaban las cabezas puestas en fila, también como les esclavizaban, iban todos atados. También nos comentó que aparecen representados a cada lado de la entrada a la parte más profunda de la tumba Ramses I y II.
Ramses III

Salimos y nos dirigimos a la tumba de Ramses I, es poca cosa, salvo porque estaba también el sarcófago y era impresionante.
 Ramses I

Por último nos vamos a la tumba de Tutankamon donde creíamos que teníamos que pagar la entrada y al final nos toca bajar un poco para comprar los tickets que nos cuestan 70 L.E. cada uno, volvemos a subir y para dentro, la verdad es que es pequeñita y las pinturas están un poco fastidiadas, pero merece la pena ver la tuba por dentro y lo más impresionante es ver ese sarcófago tan enorme allí. Por lo menos te sirve para cuando estes en el museo de El Cairo viendo sus tesoros, poder ubicarlo todo mejor.

Después de todo esto nos volvemos al trenecillo y para abajo, volvemos al taxi y nos vamos al Templo de Hatchepsut (Deir El-Bahari).
 

Tutankamon

 

Hatchepsut


Una vez llegamos al templo eso impresiona por si solo, es indescriptible la grandeza que tiene, es realmente imponente.
Volvemos a por los tickets que nos cuestan 21 L.E. cada uno. Subimos al trenecillo (aquí también hay) y llegamos al comienzo de la subida para acceder a las 3 plantas que tiene este templo.

Comenzamos por la más alta que es a la única que se puede entrar dentro. Desde luego que se puede ver que es de una mujer, el gusto se nota por todas las paredes y en sí por todo el templo. Bajamos a la segunda planta donde nos seguimos deleitando con los detalles tan finos y elegantes que tiene y por último a la primera planta donde las pinturas y relieves son una auténtica pasada. En este templo hay columnas donde sus capiteles son la cabeza de una mujer con orejas de vaca (es la diosa Hator), es un detalle interesante puesto que en los templos masculinos no existen este tipo de capiteles puesto que sólo los hacen con la forma del loto o del papiro (como en los templos de ayer).
Hatchepsut

Trenecillo y para abajo de nuevo.
 

Valle de las Reinas


Cogemos de nuevo el taxi y de camino al Valle de las Reinas podemos ver desde el taxi el templo de Medinet Abú que también es muy bonito. Cuando llegamos al Valle de las Reinas no habia casi nadie, cogimos los tickets 20 L.E. cada uno y en marcha que aquí no hay trenecillo.

Aquí visitamos 3 tumbas, sólo comentar que aquí están enterradas no sólo las esposas de los faraones, sino también sus hijos. La primera que visitamos fue la del príncipe Knamues (nº 44) donde las pinturas estaban en perfecto estado y te sentías como en la época, son realmente una verdadera maravilla. Salimos y nos dirigimos a la tumba de la Reina Titi (nº 52), aquí las paredes están más deterioradas paro no hay mucho más que ver. Y por último nos dirigimos a la tumba del príncipe Amenkhopsh, aquí destacar el impresionante sarcófago que tenia y en una esquinita en una vitrina estaba la momia de un feto, es algo asombroso. Las paredes están también muy bien conservadas.
 

Valle de las Reinas

 

Colosos de Memnon


Volvemos al taxi y de vuelta al barco paramos donde los Colosos de Memnon y hacemos un par de fotos.

Vuelta al taxi y camino de Esna, al barco donde llegamos sobre las 12:50 h, justo para asearnos un poco e intentar comer, porque después de todo el líquido que llevamos bebido no hay nada de hambre.
 

Taxi

 

Nilo


Subimos a la habitación, nos duchamos y siesta hasta las 16 h que es cuando zarpaba el barco dirección Edfu. Fue una sensación muy agradable el navegar por el Nilo, te hace sentir como llena de alegría y sosegada a la vez, no se es extraño pero agradable.
Mientras navegamos nos subimos a la terraza del barco donde a las 17 h dan el te o café, podemos relajarnos en las hamacas, la piscina o en el jacuzzi. La verdad es que nos relajamos en todo y también nos compramos unos cartuchos de plata con nuestros nombres en jeroglífico de oro, un colgante para Aurelio y una pulsera para mí, 20 € cada uno.

Sobre las 20:30 h nos invitan en la cafetería a un pequeño ágape con un cóctel de frutas y unos canapés. Mientras tanto llegamos a Edfu.
Tras la cena nos duchamos y nos bajamos a dar una vuelta por todo el puerto, cuando llegamos al barco nos subimos a la terraza y la verdad es que en las hamacas se estaba genial porque corre una brisa muy agradable y se respira paz y tranquilidad.
Pero como todo lo bueno se tiene que acabar nos tenemos que bajar al camarote que mañana hay que madrugar.
< día 1 - – día 3 >

Leave a comment

Your comment



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies